Servicios al Subscriptor
Servicios al Subscriptor
 

Friday, August 04, 2006

Mi comentario del viernes
Chávez y la sucesión

Cuando pregunto a los expertos cuál será el papel de Chávez en la sucesión de Cuba, la respuesta es coincidente.
“Más que nada tiene un papel económico”, dicen algunos. Otros afirman: su papel es “crítico”, “clave” para sostener la economía cubana. Pero nadie ve a Chávez jugando un papel directo e importante en la sucesión del poder verdadero en la isla.
No en balde, “Chávez se enteró de la sucesión..... por televisión”, me dijo Eugenio Yánez, un agudo economista que se ha especializado en los escenarios de la transición en Cuba.
“¿Nadie en La Habana se molestó en llamar a Chávez para informalo?”, le pregunto. Chávez estaba en Viernam cuando lo agarró la novedad.
“Nadie”, respondió Yanez.
“Y no suspendió la gira”, acotó Yanez, que es doctor en economía.
En efecto, Chávez continuó con su gira en Vietnam y luego hacia Benin y otros países. “No la suspendió, y eso es revelador”, afirma un amigo comunista que prefiere la reserva. "Está más preocupado por impulsar su agenda de lidearzgo mundial de la izquierda, una vez que Fidel no esté, porque no hay otro líder revolucionario que pueda sustituir al comandante", añade mi amigo izquierdista.
Hay quienes piensan que Chávez tratará de influir en la sucesión, dado su talante intervencionista.
De hecho, al día siguiente de que se supiera la noticia de la operación de Fidel, la cancillería venezolana emitió un comunicado tratando de reforzar la versión del régimen sobre el estado del gobernante cubano, casi actuando como voceros sobre la situación del líder octogenario.
“El proceso de recuperación del presidente Fidel Castro va avanzando positivamente”, dijo el comunicado de la cancillería.
“Sería muy arriesgado para Chávez intevenir en la sucesión en Cuba, porque se vería como un intento de ingerencia insólita”, dijo a este periodista Juan Del Aguila, experto cubano de la Universidad de Emory, en Atlanta.
“A lo mejor envía algún consejo o mensaje, pero si se pone a mover fichas o a imponer algún criterio, eso tendría un gran rechazo”, estima Del Aguila.
El académico basa su razonamiento en un hecho, según él, incontrovertible: “Muchas personas en Cuba ven a Chávez como una mal copia de Fidel Castro, y un caudillo demagogo, sin formación ideológica, simplemente aprovechando la bonanza petrolera para proyectarse como un líder mesiánico”.
Además, afirma Del Aguila, Chávez estaría limitado por el hecho de que es tan dependiente de Cuba como Cuba es dependiente del oro negro venezolano.
Por lo pronto, no hay señales de un cambio en las relaciones cubano-venezolanas que presagien algo distinto, aunque como advierte Américo Martín, “el sucesor desconfía de Chávez”. Pero eso todavía está por verse.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home